El gran reto de las redes eléctricas

La red eléctrica es clave para facilitar el desarrollo eficiente del autoconsumo en España, de ellas depende la transformación hacia un sistema eléctrico capaz de integrar recursos distribuidos en BT y MT. Estos son algunos de los grandes retos que tiene entre sus manos:

Integrar un elevado volumen de recursos distribuidos

Se estima que será necesario conectar a la red más de 1 millón de instalaciones de autoconsumo en los próximos diez años (actualmente existen cerca de 1.000 instalaciones de autoconsumo), la red deberá ser capaz de dar servicio a un gran público que no hará más que aumentar.

Adaptar la red eléctrica para garantizar la seguridad de suministro

El autoconsumo podría dar lugar a vertidos/flujos bidireccionales lo que implicaría nuevos requerimientos para la red (p.ej., nuevos sistemas de protección, reguladores de tensión, capacidad de control), para mantener un elevado nivel de seguridad de suministro.

Modernizar y digitalizar la red eléctrica para permitir un despliegue eficiente de los recursos distribuidos

Serán necesarias inversiones en la digitalización de la red eléctrica (p.ej., medición de tensiones, mantenimiento predictivo) para integrar de forma eficiente el autoconsumo dentro del sistema eléctrico.

Estas inversiones son críticas para garantizar la calidad de suministro y optimizar la integración de la generación renovable en el sistema.