Las distribuidoras pertenecientes a la Asociación de Empresas Eléctricas (ASEME) afrontan el reto que supondrá el crecimiento del autoconsumo apostando por la innovación

Barcelona, 15 de abril de 2019

Con la aprobación del Real Decreto 244/2019, el autoconsumo experimentará en España un importante crecimiento protagonizado, principalmente por la industria, pero también en el ámbito de servicios residencial.

Desde ASEME se valora positivamente el potencial del autoconsumo para lograr el tránsito a un modelo de generación descentralizada, siendo por otra parte una herramienta eficaz para lograr la electrificación de la economía y por tanto, para la descarbonización de la misma. Por otra parte, desde la óptica del consumidor, supone otorgarle la posibilidad de tener un papel más activo en la gestión de su demanda y eficiencia energética.

El nuevo marco normativo tiene como objetivo impulsar el autoconsumo, si bien su grado de implantación dependerá de la superación de los retos que a día de hoy plantea este modelo de generación distribuida por ejemplo, su naturaleza intermitente, su rentabilidad o la complejidad de su instalación en entornos urbanos.

Está claro que la generación distribuida y el autoconsumo jugarán un papel importante en el escenario de transición energética, por lo que resulta necesario proceder a un correcto diseño de los peajes, que evite se produzcan distorsiones en la asignación de costes entre consumidores, y que, a su vez, se garantice la sostenibilidad económica-financiera del sistema.

En este nuevo escenario, la red eléctrica es clave para facilitar el desarrollo eficiente del autoconsumo en España, y por tanto permitir la integración de la generación distribuida, como un elemento de eficiencia, de producción y de gestión.

Por su parte, las empresas distribuidoras locales de energía eléctrica afrontan el reto que supondrá el crecimiento del autoconsumo, apostando por la innovación a la hora de gestionar la red de distribución, invirtiendo en sistemas inteligentes que ayuden a aportar la flexibilidad necesaria para facilitar el cambio de modelo energético hacia la descarbonización.

Por todo ello, ASEME actúa como facilitador neutral del mercado, destacando el papel del distribuidor en la garantía de la continuidad, seguridad y fiabilidad del suministro, debiendo gestionar la capacidad de la red, con independencia del grado de avance del autoconsumo, respondiendo en todo momento para cubrir la demanda de electricidad.

Estando conectados se podrá garantizar la fiabilidad total que el sistema energético español tiene en este momento. El autoconsumo no es excluyente de la conexión a la red, y por ello y con independencia de su desarrollo, la red de distribución es y continuará siendo el garante de la fiabilidad del suministro.