no te desconectes

¿Autoconsumo energético? ¡Perfecto! ¡Pero conectados a la Red!

El autoconsumo se define como el uso de energía generada por una instalación para el consumo propio con el consecuente ahorro energético. Visto así, suena bien, ¿verdad? ¡Y lo es!

Si estás pensando en tener autoconsumo en tu casa.¡Genial! Pero antes debes saber algunas cosas. Lo primero es que no es sencillo. Tienes dos opciones, el autoconsumo conectado a la red y el autoconsumo aislado. Nosotros te aconsejamos siempre la primera opción, sin lugar a dudas, es la opción más segura y más fiable.

El autoconsumo aislado, un peligro

Significa estar desconectados de la red eléctrica, no tenemos contrato con ninguna comercializadora, ni distribuidora. Lo que quiere decir que somos autosuficientes y tenemos suficiente con la energía que generamos, y que dependemos únicamente de nuestra generación. ¿Te a atreves a depender de las clemencias del tiempo o de las baterías?

Porqué puede ocurrir que la energía que generes no sea suficiente en algún momento y sufras cortes puntuales, y en este caso también dependerás de la capacidad de almacenaje (baterías) de las que dispongas.

¿Y lo más importante? ¿Quien garantiza la seguridad del sistema? La red es la única garantía de que los usuarios puedan disfrutar de una calidad de suministro del 99,9%. 

El autoconsumo conectado a la red, todo son ventajas

La más grande de las ventajas del autoconsumo conectado a la red es la seguridad ya que nunca te vas a quedar sin energía. Siempre dispondrás de energía cuando no tengas propia. Y la más importante; la calidad del servicio y es que el distribuidor es el responsable del suministro eléctrico.

¿Otro motivo para elegir la conexión? La posibilidad de verter a la red de distribución la energía sobrante que generamos y por la cual serás retribuido.