ASEME celebra el XXIII Congreso Interno de la Asociación

El XXIII Congreso Interno de la Asociación se celebró los pasados días 7 y 8 de noviembre en el Hotel Castell de Ciutat de La Seu d’Urgell, a Lleida. La apertura del congreso fue a cargo de Oriol Xalabarder, Presidente de ASEME, Ventura Rebés, Presidente del Consejo de Administración de Peusa Distribució S.L.U. y Josep Mª Reig d’Areny-Plandolit, Gerente de Cardener Distribució Elèctrica S.L.U.

La primera ponencia de la primera jornada del congreso, titulada Redes eléctricas inteligentes y el papel del distribuidor, fue pronunciada por Jorge Fernández, Investigador Sénior y Coordinador del Lab de Energía y Jaime Menéndez, Investigador del Lab de Energía en el ORKESTRA-Instituto Vasco de Competitividad. La segunda ponencia se centró en las Oportunidades para las pequeñas compañías eléctricas en el marco de la transición energética y el encargado de exponerla fue Joaquín Mas, Director General de Distribución Eléctrica Crevillent S.L.U. Después de la pausa café fue el turno de Javier Zamora, Senior lecturer de IESE Business Shchool, con la charla Transformación Digital en la Empresa.

La segunda jornada del Congreso Interno de la Asociación empezó con la conferencia Innovación y Management, pronunciada por Xavier Marcet, Presidente de Lead to Change. Después tuvo lugar la conferencia Transición energética y movilidad sostenible: Nuevas oportunidades de negocio, a cargo de Txetxu Arzuaga, Director de Tecnología y Sistemas de IBIL. Después de la pauda café fue el turno de la ponencia La gestión activa de la demanda en el mercado eléctrico, que fue expuesta por Eugenio Malillos, Director de Liquidaciones y Facturación OMIE. La última ponencia se tituló Smart Grid, flexibilidad y retribución de la actividad de distribucióny fue a cargo deAlbert Estapé, Director de Distribución y Esteve Rodríguez, Director de Mercados y Operaciones de Estabanell y Pahisa, S.A. y Aaron García, Departamento Técnico de ASEME.

El XXIII Congreso Interno de la Asociación se clausuró con los discursos de Oriol Xalabarder, Presidente de ASEME e Irene Bartol, Secretaria General de ASEME. Seguidamente, tuvo lugar la Junta General de ASEME.

El gran reto de las redes eléctricas

La red eléctrica es clave para facilitar el desarrollo eficiente del autoconsumo en España, de ellas depende la transformación hacia un sistema eléctrico capaz de integrar recursos distribuidos en BT y MT. Estos son algunos de los grandes retos que tiene entre sus manos:

Integrar un elevado volumen de recursos distribuidos

Se estima que será necesario conectar a la red más de 1 millón de instalaciones de autoconsumo en los próximos diez años (actualmente existen cerca de 1.000 instalaciones de autoconsumo), la red deberá ser capaz de dar servicio a un gran público que no hará más que aumentar.

Adaptar la red eléctrica para garantizar la seguridad de suministro

El autoconsumo podría dar lugar a vertidos/flujos bidireccionales lo que implicaría nuevos requerimientos para la red (p.ej., nuevos sistemas de protección, reguladores de tensión, capacidad de control), para mantener un elevado nivel de seguridad de suministro.

Modernizar y digitalizar la red eléctrica para permitir un despliegue eficiente de los recursos distribuidos

Serán necesarias inversiones en la digitalización de la red eléctrica (p.ej., medición de tensiones, mantenimiento predictivo) para integrar de forma eficiente el autoconsumo dentro del sistema eléctrico.

Estas inversiones son críticas para garantizar la calidad de suministro y optimizar la integración de la generación renovable en el sistema.

¿Autoconsumo energético? ¡Perfecto! ¡Pero conectados a la Red!

El autoconsumo se define como el uso de energía generada por una instalación para el consumo propio con el consecuente ahorro energético. Visto así, suena bien, ¿verdad? ¡Y lo es!

Si estás pensando en tener autoconsumo en tu casa.¡Genial! Pero antes debes saber algunas cosas. Lo primero es que no es sencillo. Tienes dos opciones, el autoconsumo conectado a la red y el autoconsumo aislado. Nosotros te aconsejamos siempre la primera opción, sin lugar a dudas, es la opción más segura y más fiable.

El autoconsumo aislado, un peligro

Significa estar desconectados de la red eléctrica, no tenemos contrato con ninguna comercializadora, ni distribuidora. Lo que quiere decir que somos autosuficientes y tenemos suficiente con la energía que generamos, y que dependemos únicamente de nuestra generación. ¿Te a atreves a depender de las clemencias del tiempo o de las baterías?

Porqué puede ocurrir que la energía que generes no sea suficiente en algún momento y sufras cortes puntuales, y en este caso también dependerás de la capacidad de almacenaje (baterías) de las que dispongas.

¿Y lo más importante? ¿Quien garantiza la seguridad del sistema? La red es la única garantía de que los usuarios puedan disfrutar de una calidad de suministro del 99,9%. 

El autoconsumo conectado a la red, todo son ventajas

La más grande de las ventajas del autoconsumo conectado a la red es la seguridad ya que nunca te vas a quedar sin energía. Siempre dispondrás de energía cuando no tengas propia. Y la más importante; la calidad del servicio y es que el distribuidor es el responsable del suministro eléctrico.

¿Otro motivo para elegir la conexión? La posibilidad de verter a la red de distribución la energía sobrante que generamos y por la cual serás retribuido.

El autoconsumo colectivo, ¡una buena opción! Pero conectado a la red

Hasta el momento solo existía una posibilidad: el autoconsumo individual pero a partir de la aprobación del Real Decreto 244/2019 del pasado 5 de abril se consagra la figura del autoconsumo colectivo, una muy buena opción que permite que varios consumidores puedan asociarse a una misma planta de generación. Así que si perteneces a una comunidad de propietarios o tienes una empresa que comparte ubicación con otras naves en un polígono industrial tenéis la puerta abierta al autoconsumo colectivo.

Con esta figura se permite realizar el autoconsumo tanto con instalaciones de generación (placas solares, por ejemplo) situadas en la misma vivienda  como en otras que estén ubicadas en las proximidades. Así, por ejemplo, puedes instalar placas fotovoltaicas en edificios contiguos al tuyo que tengan mejor orientación, siempre que haya acuerdo entre tus vecinos y compartir la producción entre varios inmuebles.

¿Qué cuáles son las ventajas? ¡Muchas! El ahorro económico es una de las más atractivas ya que con un sistema se pueden abastecer diferentes edificios, porqué se reparten los gastos de mantenimiento y porqué la distribuidora os retribuirá por el excedente de energía generado no consumido. La amortización es otra de las ventajas a tener en cuenta y es que  se calcula que la inversión inicial estará amortizada entre 7 y 10 años. En tercer lugar, está la responsabilidad con el medio ambiente ya que las instalaciones de autoconsumo no solo utilizan una fuente limpia e inagotable, sino que también se adaptan a las construcciones dónde se implantan sin conllevar una contaminación visual relevante. Otra de las ventajas importantes y que no suele tenerse en cuenta es la eficiencia, es decir, al acortar la distancia des del punto donde se genera la electricidad hasta el punto de consumo la pérdida de potencia mínima.

Y recuerda, para que todas estas ventajas se cumplan, y el servicio sea de calidad, debemos estar conectados a la red, ésta es la clave para garantizarnos un servicio seguro y con todas las prestaciones.

El autoconsumo, una opción en auge

Existen factores que impulsarán el autoconsumo en España, son muchos los factores los que apuntan que esto no ha hecho más que empezar. Sobre todo, la penetración del autoconsumo en España no ha sido comparable a la de otros países de la UE con menor recurso (15 W/cápita en España vs 50-60 W/cápita en Alemania, Reino Unido e Italia) lo que indica que queda mucho camino por recorrer.

La competitividad es será sin duda uno de los factores claves del auge. La caída del precio de los módulos ha permitido reducir el coste del autoconsumo en un 40-50% en los últimos 8 años. Se estima que los costes continuarán disminuyendo un 30-55% hasta 2030. Además, el autoconsumo compartido permitirá reducir el coste unitario en instalaciones residenciales, haciendo más competitivo el autoconsumo. El LCOE de una instalación unifamiliar podría disminuir un 7% cuando se trata de soluciones para bloques de viviendas

Existen otros factores que a corto plazo impulsarán el despliegue del autoconsumo en España: por un lado, se espera que los costes disminuyan un 30-55% hasta 2030 y por otro lado está el recién aprobado Reial Decreto (RDL 15/2018) que impulsará la instalación de autoconsumo.

Además, a medio y largo plazo, otras soluciones tecnológicas facilitarán la penetración del autoconsumo. Está claro que las baterías facilitarán el desarrollo de las soluciones de autoconsumo, a mayor potencial de aprovechamiento de la energía producida, mejora de la rentabilidad. Esto supondrá otro gran empujón.